El Monte Polana, un hermoso lugar para escapar

El monte Poľana es una montaña volcánica en el corazón de Eslovaquia y definitivamente podemos llamarlo un desierto. Su cráter alberga varias especies de animales, con la mayor población de osos de Eslovaquia. Parece un lugar perfecto para escapar de la locura del Coronavirus y pasar unos días en el bosque.

Además, la región está considerada como una Reserva de la Biosfera de Polana, y está situada en el centro de Eslovaquia, dentro de los Cárpatos occidentales.

Esta zona representa un paisaje montañoso con una topografía diversa, que refleja una compleja historia geológica de actividad volcánica, fallas y erosión.

Casi el 85% de Polana está cubierto principalmente por bosques de coníferas y su vegetación se caracteriza por la presencia común de especies de plantas tanto termófilas como de montaña. Esto refleja los cambios en la elevación, la alternancia de tipos de rocas y suelos, la influencia del aspecto de la pendiente y la posición periférica de la región al sur del arco principal de los Cárpatos occidentales.

La mayor parte de la región está cubierta por bosques, el resto son tierras agrícolas, excepto 50 ha de depósito de agua. El manejo forestal se realiza de acuerdo con planes decenios que incluyen la mayoría de las demandas de conservación de la naturaleza. Los prados y pastos de montaña se cortan y utilizan para el pastoreo del ganado vacuno y ovino.

Un lugar tranquilo

Con apenas unos 400 habitantes permanentes, Polana es un lugar tranquilo, escasamente habitado, y la mayoría de sus habitantes son jubilados, y muchos de os que aún están empleados se trasladan diariamente a trabajar fuera de la región, algunos trabajan en empresas industriales, sólo unos pocos trabajan en la silvicultura o la agricultura.

Incluso hoy en día, el área está escasamente habitada, con solo tres asentamientos, un centro de recreación, varias casas agrícolas y forestales.

El área es invierno es excelente para esquiar, y el Hotel Polana tiene una ubicación muy atractiva junto al castillo de Zvolen, al comienzo de la zona peatonal local.

Un hotel muy cómodo, que resulta una base idea para explorar la pintoresca ciudad que acobija a este hermoso volcán, lleno de maravillosas casas de estilo gótico, renacentista y barroco.

A las parejas les gusta especialmente la ubicación: la calificaron con un 8,9 para un viaje de dos personas.

El hotel está equipado por todas las amenidades que puedas necesitar, además cuenta con un excelente sistema de wi-fi y excelentes medidas de seguridad como cámaras de CCTV, cajas de seguridad, que fueron convenientemente instaladas por cerrajeros Barcelona.

La zona y el Covid

Lamentablemente, como todos los hermosos sitios turísticos de Europa, la Reserva y el Monte Polana, han sido afectados por la pandemia y la zona casi parece un pueblo fantasma.

Sin embargo, puedes aprovechar esta época para disfrutar del maravilloso paisaje que encontrarás si subes las montañas, bien sea a pie, o en bicicletas montañeras, una opción muy interesante.

Te quedarás impresionado por la belleza. Podrás ver bosques interminables y desierto. Realmente puedes perderte allí.

Lo mejor es esperar hasta la primavera, y que la nieve se comience a derretir, de lo contrario el viaje arriba será más dificultoso.

error: Content is protected !!